Ejercitarse en el agua tiene sus ventajas y ¿algo de magia?

“Si hay magia en este planeta, está contenida en el agua” o eso es lo que defendía el antropólogo y poeta estadounidense, Loran Eiseley. Probablemente este escritor, amante de la naturaleza, exageraba un tanto, pero fijaros cómo la experiencia que os describimos a continuación le termina dando la razón.

Hace pocas fechas concluía el programa “Terapia sin barreras: Plis Plas, ¡al agua!”, enmarcado en la iniciativa MatiaZaleak, a través de la cuál poníamos a prueba esta virtud, casi mística, de uno de los elemento de los que depende la vida. Desde Matia, como ya sabéis, acompañamos en su proceso de envejecimiento tanto a personas mayores como a personas con diversidad funcional, fomentando su autonomía y bienestar a través de un modelo de atención centrada en la persona. La iniciativa de la que hoy os hablamos ha involucrado a personas con diversidad funcional de nuestro centro IZA.

Conociendo los hábitos e historias de vida de las personas que viven en este hogar, nos dimos cuenta de que muchas de ellas habían tenido previamente alguna relación con el agua, y que seguramente echaban en falta aquellos buenos ratos bañándose en una piscina. Siendo conscientes de esta situación, y atendiendo las necesidades de rehabilitación y mantenimiento físico de cada una de ellas, así como sus hábitos y estilos de vida, hicimos una valoración de cómo poder poner algo en marcha que cubriera dicha necesidad, con las opciones que había en nuestro entorno más próximo.

Al final, optamos por un programa de hidrocinesiterapia y decidimos hacerlo impartido en Hegalak, un gimnasio ubicado en un enclave único como es el Paseo de la Concha, con condiciones de accesibilidad que satisfacían nuestras necesidades y que, al ser para todos los públicos, favorecería la integración y vida comunitaria de las personas participantes. De esta forma, además de disfrutar de la propia actividad, dábamos un paseo por la ciudad y salíamos del círculo de relaciones habitual, trabajando, también, aspectos como la orientación y la memoria en un espacio nuevo.


Fotografía del equipo de fisioterapeuta y auxiliares que han participado en el programa de hidrocinesiterapia.

¿¿Hidrocinequé…??

Y diréis, ¿qué es eso de hidrocinesiterapia?. En resumidas cuentas, se trata de un programa de ejercicios personalizado que se realiza dentro del agua, bajo la supervisión y dirección de fisioterapeutas especializados.

Al sumergirnos en el agua podemos conseguir reducir hasta un 90% el efecto de la gravedad gracias a la flotabilidad. Esto facilita los procesos de rehabilitación en comparación a los medios convencionales. Según el grado de inmersión conseguimos disminuir la carga tanto en las articulaciones de las extremidades inferiores, como en la columna vertebral. Cuanto más nos sumergimos menor es la carga en las articulaciones. Por lo tanto, esto facilita el movimiento y la posibilidad de hacerlo con músculos muy debilitados. También nos permite trabajar el fortalecimiento muscular utilizando el agua como resistencia; estiramiento de posibles retracciones músculo-tendinosas; disminución de la espasticidad o la posibilidad de trabajar la reeducación postural. 

Por si fuera poco, el ejercicio físico aumenta la cantidad de sangre que llega al cerebro incrementando los niveles de endorfinas. Estas últimas ayudan a amortiguar el dolor y aumentar la sensación de bienestar mejorando así el estrés, agresividad y la ansiedad. Por lo tanto, podría decirse que este tipo de actividades acuáticas contribuyen a una mejoría física, psíquica y social de las personas.

Puesta en marcha y desarrollo

Como todo proyecto en su inicio hubo que buscar financiación. En este capítulo hemos de agradecer la colaboración de GRUPO EASO MOTOR que nos ofreció un donativo que ha permitido afrontar los gastos asociados a este programa. Además, fomentamos la colaboración con otros agentes, como el centro formativo Politécnico Easo, y alumnos del mismo nos acompañaban, de forma que hay un aprendizaje y un acompañamiento más individualizado.

Con todo esto resuelto, formamos un total de cuatro grupos compuestos por un número reducido de personas que viven en de IZA, que cumplían dos premisas: su tratamiento se veía beneficiado con la realización de este programa, y, en segundo lugar, sus historias de vida ponían de relieve interés y familiaridad con el medio acuático. Cada semana un grupo de unas cinco personas viajaba en taxi hasta Hegalak, acompañado con personas conocidas y, ya en el agua, eran guiados en los ejercicios por una profesional de dicho centro.

Las personas y su experiencia

Los que hemos acompañado a estas personas a lo largo de estos meses que ha durado esta actividad hemos comprobado una mejora constatable en el bienestar y calidad de vida de todas ellas.

Así, por ejemplo, os podemos hablar de Lorea, una mujer que había perdido su movilidad debido a una enfermedad inflamatoria y un largo proceso encamada. Llevaba sin caminar casi dos años, y en la primera sesión de hidrocinesiterapia pudo volverlo hacer. Tras varias sesiones en la piscina, ha conseguido mejorar mucho en el tratamiento individual que sigue realizando fuera del agua, pudiendo incluso cargar en las piernas.

O el caso de Naiara, que como secuela de una intervención sufre una parálisis parcial que afecta a su brazo y pierna derecha. En el agua conseguimos hacer todos los ejercicios de carga planteados hacia ese lado, tanto sentada como de pie. Mientras duraba la sesión, e incluso una vez que finalizaba, se mostraba feliz, sonriente y mucho más comunicativa.

Patxi nos contaba que en la época de verano era capaz de ir y volver a la isla Santa Clara (en la bahía de la Concha) dos veces. Desde que tuvo una limitación de salud hace ya muchos años, no había experimentado lo que era nadar en una piscina. Pues fijaros, en la primera sesión se sumerge en el agua con una silla acuática y salta de ella para ponerse a nadar, siendo capaz de nadar varios largos de la piscina. Posteriormente se cambia a la piscina de agua templada para hacer ejercicios y relajarse. Le parece una experiencia muy gratificante.

Por su parte, durante el trayecto hacia la piscina, Nekane comparte su alegría y entusiasmo por poder disfrutar de esta experiencia. El recorrido le trae muy buenos recuerdos ya que ve su antiguo colegio. Trabaja por lo tanto la memoria, la reminiscencia, la estimulación… Y una vez en el agua, disfruta muchísimo participando activamente en los ejercicios planteados y compartiéndolos con sus compañeros. Con las sesiones realizadas, ha habido un gran avance y ha vuelto a recordar y practicar la natación.

Como veis, el agua tiene algo mágico para las personas. Quizás no andaba muy desencaminado el poeta…

Autoras: Lucia Zuloaga y Maider Ugarte, fisioterapeutas de Matia Fundazioa que han participado en el programa


Uretan ariketak egitean bere abantailak ditu, eta akaso magia pixkat baita ere?

“Magiarik baldin bada planeta honetan, uretan behar du egon” edo hori da defenditzen zuena antropologo eta poeta estatubatuarrak, Loran Eiseley. Seguraski idazle honek, naturaren maitale zen heinean, handizkatu egingo zuen, baina ikusi nola orain aurkezten dizuegun esperientziak arrazoia ematen dion.

Duela gutxi bukaera ematen zitzaion “Oztoporik gabeko terapia: plis plas, uretara!” programari, MatiaZaleak ekimenaren barne dagoena, eta horri esker jartzen genuen frogan bizitzak menpekotasuna duen elementuaren bertutea. Matiatik, dakizuen bezala, pertsonei zahartzeko prozesuan laguntzea dugu xede, haien ongizatea hobetzen, eta horretarako, haien autonomia eta duintasuna sustatuko dituzten ezagutza eta zerbitzu pertsonalizatuak sortzen. Gaur azaltzen dizuegun ekimen honetan aniztasun funtzionala duten gure IZA zentroko pertsonak murgildu dira.

Bertan bizi diren pertsonen bizi-historioak ezagutuaz, konturatu ginen beraietako askok izan zutela nolabaiteko erlazioa urarekin, eta seguraski faltan botatzen zituztela momentu eder hoiek bainu bat hartzen igerilekuan.

Horretaz kontzientzia hartuaz, eta bakoitzaren errehabilitazio eta mantentze fisikoaren beharrei erantzuna emateko asmoz, beraien ohiturak eta bizi-historiak integratuaz, baloratzen hasi ginen nola eman erantzuna behar horri gure inguruan genituen baliabideekin.

Azkenean hidrozinesiterapia programa aukeratu genuen eta berau Hegalaken egitea, Donostiako Kontxako Pasealekuan dagoen gimnasioan, toki berezia, irisgarritasun osoarekin eta pertsona orori zabaldurik dagoenez, integrazioa eta bizi komunitarioa sustatzen dituena. Horrela, ekintzan partehartzeaz gain, hiritik paseo bat eman eta ohiko tokietatik ateratzen ginen, orientazioa eta memoria landuaz era berean.


Hidrozinesiterapia programan partehartu duen fisioterapeuta eta laguntzaileen argazkia.

¿¿Hidrocinequé…??

Eta esango duzue, zer da hidrozinesiterapia? Ariketa pertsonalizatuen programa da, uraren barnean egiten dena eta espezializaturiko fisioterapeuten begiradapean eta zuzenbideei jarraituaz.

Uretan grabitate indarra %90 arte murriztea lortu daiteke flotagarritasunari esker. Eta honek errehabilitazio prozesuak errazagoak bihurtzen ditu beste inguruekin alderatzen badugu. Murgilketa mailaren arabera beheko gorputz-adarretako artikulazioetan eta bizkarrezurrean karga murriztea lortzen dugu. Zenbat eta gehiago murgildu, karga txikiagoa da. Honek mugimendua erraztu egiten du, nahiz eta giharreak ahulduta egon. Era berean giharreak lantzeko erabitzen da baita ere, urak egiten duen erresistentziagatik, giharre eta tendoien retrakzioen estiramenduak, espastizidadea gutxitu eta posturaren berreziketa.

Eta gutxi balitz, ariketa fisikoak garunera iristen den odol kantitatea handitzen du eta honek endorfinak sortarazi. Endorfina maila igotzerakoan, mina arindu egiten da eta ongizate sentsazioa areagotu, eta horren ondorioz estres maila, agresibitate eta antsietatea jaitsi. Horregatik esan daiteke ariketa mota honek hobetze fisikoaz gain, hobekuntza psikiko eta sozialak baita ere dituela.

Programaren abiatzea eta garapena

Programa guztietan bezala, hasiera batean finantziazioa bilatu behar zen, eta eskertza luzatu behar dugu GRUPO EASO MOTOR reri egindako emateagatik hau aurrera eraman ahal izateko. Gainera, beste erakunde batzuekin kolaborazioa sustatu dugu: Easo Politekniko Formakuntza Zentroa, bertako ikasleek laguntzen ziguten beraien ikasketak praktikan jarriaz eta banakako laguntza emanaz.

Guzti honekin, IZAn bizi diren pertsonek osatutako talde murriztuak sortu genituen, eta hauek bi premisa betetzen zituzten: bere tratamendua programa honekin hobetzen zen eta beraien bizi-historian urarekin lotura zuten.

Astero gutxi gora-behera bost pertsonako taldeak taxian Hegalakera joaten ziren, laguntzaileekin, eta uretan sartzerakoan, zentroko profesionalak gidatzen zien.

Pertsonak eta beraien esperientziak

Pertsona hauei hilabete hauetan lagundu diegunek egiaztatu ahal izan dugu pertsona hauengan ongizatea eta bizi kalitatea hobetu dela. Adibidez Lorearen kasua aipatu dezakegu, nork hanturazko prozesu batengatik mugikortasuna galdu zuen eta ohean denbora luzea egon zen. Ibili gabe bi urte pasa zituen, eta hidrozinesiterapiako lehen saioan oinez ibiltzeko gai izan zen. Sesio batzuen ondoren, uretatik kanpo egiten jarraitzen duen fisioterapia banakako saioetan hobekuntza agerikoak izan ditu, hankekin pisua kargatu ahal izaten.

Edo Naiararen kasua, ebakuntza baten ondorioz paralisi partzial bat duena eskuinaldean. Uretan eskuinalde horrekin planteatutako ariketa guztiak egiteko gai izan ginen, eserita nahiz zutik. Sesioaren bitartean eta amaitzerakoan, pozik ageri zen, irribarretsu eta askoz hiztunagoa.

Patxik kontatzen zigun nola udaran Santa Klara Uhartera igeritan bi aldiz joan-etorria egiteko gai zen lehen. Osasun muga batengatik duela urte asko, ez zuen berriro ere igerilekurik zapaldu, eta uretan guztiz murgilduta egoteko aukerarik izan. Ba begira, lehen saiotikan, uretako silla batekin gerturatzen zen igerileku ertzera eta bertatik salto egin uretara, igerilekua alderik-alde behin baino gehiagotan egiteko gaitasunarekin. Ondoren ur epelagoa duen igerileku batean murgiltzen zen ariketak egiteko eta erlaxatzeko ostean. Oso esperientzia atsegina iruditzen zaio.

Nekanek ordea, igerilekurako bidean, bere poza eta ilusioa gurekin elkarbanatzen zituen esperientzi hau bizitzeko aukera izateagatik. Bertaraino iristeko ibilbideak oroitzapen politak ekartzen zizkion, bere haurtzaroko eskola ikusten bait zuen. Beraz, memoria, erreminiszentzia, estimulazioa… lantzen zituen. Behin uretan murgilduta, asko disfrutatzen du planteatutako ariketekin eta elkarbanatuaz bere lagunekin. Egindako saioetan, aurrerakuntza asko nabaritu diozkiogu eta berriro ere oroitu eta igeriketa praktikatzeko aukera izan du.

Ikusten duzuenez, urak zeozer magikoa du pertsonentzat. Akaso poeta ez zegoen oker…

Egileak: Lucia Zuloaga eta Maider Ugarte: programan parte hartu duten Matia Fundazioko fisioterapeutak

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *