Hasta siempre, Luis, y que nunca nos falte una sonrisa

Esta mañana en Argixao nos despedíamos con una pequeña ceremonia de Luis Pérez, una de las personas que vivía en esta casa. Alguien muy querido y apreciado tanto por trabajadores, como por el resto de personas que pasamos por este lugar. Acudió también a la ceremonia un representante del centro “Fato Cultural Galego Daniel Castelao” de Trintxerpe que ha compartido con todos nosotros un poema gallego en honor a Luis, que podéis leer aquí.

Antxone Pérez, auxiliar de Argixao, ha querido compartir durante la celebración de este acto este precioso texto que, hace pocos días, Luis nos leía visiblemente emocionado en un encuentro celebrado en el Aquarium de Donostia. Sus palabras de agradecimiento nos reconfortan y nos animan a seguir acompañando a las personas, velando por el respeto, la dignidad, la autonomía personal y el sentido de la vida de todas y cada una de ellas. Esperamos que os llegue tanto como a nosotras.

Kaixo, me llamo Luis pérez. Tengo 63 años, soy de la calle Azcuene que pertence a Donosti aunque yo me considero de Trinxperpe. He trabajado en la mar, también he sido chatarrero y mi tiempo libre lo he dedicado a ser miembro de protección civil de Pasaia, de los cuales forme parte 33 años, 18 de los cuales como presidente. También pertenecí a la comisión de fiestas de Trinxerpe y era el que echaba los chupinazos en fiestas.

Mi historia empieza con una depresión profunda que me llevó a no querer seguir viviendo. Pasé cuatro años sin asearme, comiendo un bocadillo al día y bebiendo hasta 30 cervezas diarias. Fruto de este proceso, cogí una cangrena y el 21 de junio (día de San Luis, día de mi Santo, a las 4 y media de la tarde) la Ertzaina me obligó a ir al hospital para que me amputaran la pierna, debido a la complicada situación que estaba sufriendo. Después de pasar mes y medio ingresado en el hospital, me trasladaron a la unidad sociosanitaria del centro Argixao de la fundación Matia, en Zumarraga.

Aquí llegue el 1 de agosto de 2017 a las 10 y media de la mañana, donde me recibió la doctora Sofía, junto a Idoia, la referencial de enfermería, y Ohianna, la trabajadora social de este lugar. Hablaron conmigo. Yo lloraba porque no quería quedarme en el centro. Me sacaban de mi entorno… me estaban sacando de mi querido Trinxerpe. Pese a ello, desde ese momento me di cuenta de que ya empezaban a quererme, a darme ánimos; cuando terminaron de hablar conmigo esas tres personas me presentaron a Ángel, un compañero que vivía en Argixao y que al cabo de tres meses se convertiría en mi compañero de habitación. Ese mismo día, a la hora de la comida, vino a buscarme una auxiliar que para mí ha sido un soporte vital desde que vivo en Argixao. Se llama Nahikari. Éste fue mi primer día en Argixao.

Pasé unas semanas muy triste, llorando a escondidas, pero veía que los ánimos que me daban los y las trabajadoras de Argixao eran grandiosos. Al cabo de dos meses empecé a coger confianza. Me daba cuenta que la gente me quería y, cómo yo no podía estar quieto, empecé a ayudar en lo que podía. A los compañeros que no podían acceder a la máquina de café, llevaba el café por la mañana a la peluquera… Una de las cosas más importantes para mí fue que Alicia, la fisioterapeuta, empezara a ayudarme a andar. Le tengo que dar muy emocionadamente las gracias, porque éste fue un momento trascendental para mí vida. A los tres meses; en el mes de Octubre empezaron a tomarme las medidas para la prótesis, a mediados de noviembre me la dieron y al día de hoy ando, con la prótesis y las muletas.

Así transcurrieron los meses y el día 15 de Diciembre a las diez y cuarto de la mañana vino a esta casa Maros, que a día de hoy es el amor de mi vida y un pilar fundamental para mi recuperación y para mi día a día.

La casa de Argixao, para mí que vivo en ella, está muy bien preparada. Los que vivimos en ella estamos muy bien atendidos y una cosa muy importante en ésta vida es que no nos falta una sonrisa en el día a día, tanto por parte de las trabajadoras, como de los familiares y las personas que viven en ella. Mí día a día en Argixao comienza a las seis y media de la mañana, me ducho y sobre las siete me pongo la prótesis. Hago mis ejercicios por los pasillos de la casa, a las ocho bajo a la planta principal y saludo a algún residente, tomamos un café y hablamos. A las nueve voy a la habitación y ya empiezo a sentirme útil, hago la cama (menos los jueves que me toca cambio de ropa), a las diez desayuno y empiezo a ayudar a todo lo que haga falta, monitores, peluquera, enfermera, auxiliares, recepción… Esto me hace sentirme mucho más útil. Tenemos la suerte de disponer de una huerta y cogemos de todo: lechugas, pepinos, brócoli… y regalamos a todo el que pasa por la casa.

Una cosa muy importante que tienen las personas que nos acompañan es que atienden principios esenciales en esta vida: escuchar, entender, sonreír, y sobre todo hacernos sonreír. Lo que he notado en esta casa es que se da mucha oportunidad para que, todos los que vivimos aquí, podamos tomar nuestras propias decisiones, porque al final somos personas y tenemos derecho a decidir sobre lo que nos gusta y lo que queremos hacer.

Ahora quiero agradecer a todos y todas las trabajadoras de nuestra casa y en especial a Julia, la peluquera por brindarme todas las oportunidades que me da, a Aitziber la del bar por quererme como me quiere, a monitoras y monitores por hacerme sentir útil, a Izaskun (auxiliar del centro de día) por quererme cómo a un hijo, a auxiliares, enfermeras, trabajadoras sociales y doctoras, a todas las personas voluntarias que pasan por nuestra casa. No quiero olvidarme de Carmen, nuestra directora que con su sonrisa y de vez en cuando con sus bromas nos hace sentirnos cómo en casa. Carmen tu sí que sabes, no cambies. También quiero dar las gracias a los de la limpieza, lavandería, cocina… porque sois muy buena gente y a todos los que estáis aquí presentes escuchando una parte importante de la historia de mi vida. También agradecer a todo MATIA por ser cómo sois, porque cómo decía mi padre es de buen nacido el ser agradecido.

Fdo. Luis Pérez


Ez adiorik, Luis, eta ez dezagula irribarrea galdu

Gaur goizean, Argixaon zeremonia txiki bat egin dugu etxe horretan bizi zen gizon bati agur esateko: Luis Pérezi. Oso pertsona maitatua eta preziatua zen langileen aldetik eta bertatik igarotzen garen pertsona guztien aldetik. Trintxerpeko “Fato Cultural Galego Daniel Castelao” zentroko ordezkari bat ere izan da zeremonian, eta poema galiziar bat partekatu dun guztiokin, Luisen ohorez. Irakurri hemen poema.

Ekitaldian, Argixao zentroko laguntzaile Antxone Pérezek testu zoragarri hau partekatu nahi izan du; izan ere, duela egun batzuk Luisek berak irakurri zigun guztiz hunkituta, Donostiako Aquariumean ospatutako topaketa batean. Haren esker oneko hitzek suspertu eta pertsonei laguntzen jarraitzeko animoak ematen dizkigute, uneoro pertsona horiekiko errespetua, duintasuna, autonomia pertsonala eta bizi zentzua bermatuz. Guri bezainbeste hunkitzea espero dugu.

Kaixo, Luis Pérez naiz. 63 urte ditut eta Donostiako Azkuene kalekoa naiz, baina ni trintxerpetarra sentitzen naiz. Itsasoan lan egin dut eta txatar biltzailea ere izan naiz. Nire aisialdian, Pasaiako babes zibileko kide izan naiz; 33 urtez izan naiz kide, horietatik 18 presidente gisa. Trintxerpeko festa batzordean ere aritu naiz, eta festetan nik botatzen nuen txupinazoa.

Depresio sakon batekin hasi zen nire istorioa, bizitzen jarraitzeko gogo guztiak kendu zizkidana. Lau urte igaro nituen garbitu gabe, egunean ogitarteko bat janez eta 30 garagardo inguru edanez. Prozesu horren emaitza gisa, gangrena hartu nuen eta, ekainaren 21ean (San Luis egunean, nire santuaren egunean, arratsaldeko lau eta erdietan), ertzainek ospitalera joatera behartu ninduten, hanka ebaki ziezadaten, jasaten ari nintzen egoera korapilatsua zela eta. Ospitalean hilabete eta erdi igaro ondoren, Matia Fundazioaren Argixao zentroko unitate soziosanitariora eraman ninduten, Zumarragara.

2017ko abuztuaren 1ean iritsi nintzen hona, goizeko hamar eta erdietan. Sofía medikuak hartu ninduen, Idoia erizainarekin eta egoitzako gizarte langile Ohianarekin batera. Nirekin hitz egin zuten. Nik negar egiten nuen, ez bainuen zentroan geratu nahi. Nire ingurutik atera nahi ninduten… nire Trintxerpe maitetik atera nahi ninduten. Hala eta guztiz ere, une horretatik aurrera konturatu nintzen ni maitatzen eta niri animoak ematen hasiak zirela. Nirekin hitz egiten amaitu zutenean, hiru pertsona horiek Angel aurkeztu zidaten, Argixaon bizi zen adiskide bat; handik hiru hilabetera, nire logela kide bihurtu zen. Egun horretan bertan, bazkalorduan, laguntzaile bat etorri zen nire bila; niretzat hil ala biziko euskarria izan da Argixaon bizi naizenetik. Nahikari du izena. Hori izan zen nire lehen eguna Argixaon.

Oso triste igaro nituen lehenengo asteak, ezkutuan negar egiten, baina Argixaoko langileek animo asko ematen zizkidatela ikusi nuen. Bi hilabeteren buruan, konfiantza hartzen hasi nintzen. Jendeak maite ninduela konturatu nintzen eta, geldirik egon nahi ez nuenez, ahal nuen gauzetan laguntzen hasi nintzen. Kafe makinara joaterik ez zuten adiskideei laguntzen nien, goizetan kafea eramaten nion ile apaintzaileari… Alicia, fisioterapeuta, oinez ibiltzen laguntzen hasi zitzaidan, eta niretzat hori izan zen gauza garrantzitsuenetako bat. Eskerrak eman nahi dizkiot, bihotz bihotzez, oso une garrantzitsua izan baita nire bizitzan. Hiru hilabete igaro ondoren, urrian, protesia jartzeko neurriak hartzen hasi zitzaizkidan; azaroaren erdialde aldera eman zidaten eta, gaur egun, oinez ibiltzen naiz protesiarekin eta makuluekin.

Horrela igaro ziren hilabeteak eta, abenduaren 15ean, goizeko hamarrak eta laurdenetan, Maros etorri zen etxe honetara; gaur egun, nire bizitzako maitea da, funtsezko euskarria ni suspertzeko eta nire egunerokotasunerako.

Argixao, bizi naizen egoitza, oso ondo dago prestatuta niretzat. Oso ondo zaintzen gaituzte eta ez dugu irribarrea galtzen egunerokotasunean, oso gauza garrantzitsua bizitza honetan, ez langileen aldetik eta ez senitartekoen edo bertan bizi diren pertsonen aldetik. Argixaon goizeko sei eta erdietan hasten da nire eguna; dutxatu eta, zazpiak aldera, protesia jartzen dut. Nire ariketak egiten ditut etxeko pasilloetan barrena eta, zortzietan, solairu nagusira jaitsi eta, gainerako egoiliarrak agurtu ondoren, kafe bat hartu eta elkarrekin hitz egiten dugu. Bederatzietan, logelara joan eta erabilgarri sentitzen hasten naiz: ohea egiten dut (ostegunetan salbu, egun horretan oheko arropak aldatu behar ditudalako); hamarretan, gosaldu egiten dut eta beharrezko gauza guztietan laguntzen hasten naiz, begiraleei, ile apaintzaileari, erizainari, laguntzaileei, harrerako langileei… Horrek askoz ere erabilgarriago sentiarazten nau. Etxean baratze bat dugu eta denetik jasotzen dugu: letxugak, luzokerrak, brokolia… eta etxetik igarotzen diren guztiei oparitzen dizkiegu.
Laguntzen diguten pertsonek badute oso garrantzitsua den zerbait, bizitza honetan funtsezkoak diren printzipioak baitituzte: entzutea, ulertzea, irribarre egitea eta, batez ere, guri irribarre eginaraztea. Konturatu naiz etxe honetan aukerak ematen dizkigutela, hemen bizi garen guztiok gure erabakiak hartu ahal izan ditzagun; azkenean, pertsonak gara eta zer gogoko dugun eta zer egin nahi dugun erabakitzeko eskubidea dugu.
Orain, gure etxeko langile guztiei eman nahi dizkiet eskerrak, batez ere Juliari, ile apaintzaileari, ematen dizkidan aukera guztiak emateagatik; Aitziberri, tabernakoari, maite nauen bezala maitatzeagatik; begiraleei, erabilgarri sentiarazteagatik; Izaskuni (eguneko zentroko laguntzailea), seme bat banintz bezala maitatzeagatik; laguntzaileei, erizainei, gizarte langileei eta sendagileei, gure etxetik igarotzen diren boluntario guztiei. Ez dut Carmen ahaztu nahi, gure zuzendaria, bere irribarrearekin eta, noizean behin, bere txantxekin, etxean bezala sentiarazten gaituelako. Zuk bai dakizula, Carmen! Ez aldatu. Era berean, eskerrak eman nahi dizkiet garbiketako, garbitegiko, sukaldeko eta abarreko langileei, oso pertsona onak zaretelako; eta hemen zaudeten guztioi, nire bizitzako pasarte garrantzitsu hau entzuten ari zaretenoi. Eskerrik asko MATIA osoari, zareten bezalakoak izateagatik, nire aitak zioen moduan, esker onekoa izatea beti delako ona.

Stua. Luis Pérez

7 comentarios

  1. Marian Etxarri

    D.P. Luis una persona muy servicial en todo Pasaia hacia tiempo que no te veismos en los eventos pero piensa hay donde estes que cuando veamos a los de Proteccion Civil nos acordaremos de este hombre grande de altura y tambien de corazon

  2. Raquel

    Luis un beso alli donde estes. Me emcionó mucho conocerte hace unos meses. Gracias por esas “fontanedas compartidas” que tanta gracia nos hacian.

  3. Idoia

    Me ha emocionado profundamente, la calidad humana de Luis y su hermosa carta de agradecimiento a todas las personas que lo ayudaron.
    Entiendo, quizas mejor que otros ,la tragedia de la amputación ya que la viví con mi marido y es un proceso muy duro, física y psiquicamente.
    Gracias por compartir esta conmovedora historia. Aunque no he conocido a Luis, sin duda ha sido un ser humano extraordinario.

  4. Enrique Santiago

    Gracias Luis. Te veía sufrir y no sabia que hacer, cada vez tenías peor aspecto y sin embargo me decías cosas de sabio. No se si lo sabias, pero en mi complicada situación me acompañabas con tus preguntas de todos los días. Luisito, seguimos peleando sabes y vamos a sacar los proyectos adelante y desde donde estés vas a ver brillar a nuestro pueblo, Trintxerpe, y tu formas parte de todo.
    Cada vez que paso por la esquina con Azkuene, te saludo como siempre.
    Luisito soy feliz, muy feliz de saber que encontraste el amor.
    Nos vemos amigo.

  5. María Belinda Aguado

    Trás leer y ver que ahora por fín era féliz, gracias por ayudarle a conseguirlo. Ahora se ha ido, decir que siento una gran pena. Descanse en paz.

  6. elena

    Gracias Luis por todos esos años en donde los municipales con ese piano y con todas tus atenciones un beso allí donde estés Luis gracias Elena

  7. maite oronos arana

    TU , Siempre seras el mejor mensajero de las fiestas el que siempre disfrutabas , con los chupinazos y protegiendo a nuestro paso ,las tamborreros , yo personalmente siempre te recordare, con tus brazos abiertos , aunque estubi
    esen las barreras puestas para los coches.tambien como protegias a los niños y siempre para mi el banco que esta en la parada del autobus, donde leias las novelas del oeste siempre sera el banco de luis, gracias
    por preguntarme siempre por mi madre y mi familia . Tu una gran persona y mejor amigo . Maite oronoz( descansa en paz)

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *