Intervención y acompañamiento en el proceso del envejecimiento de personas con discapacidad y sus familias

A lo largo de las últimas décadas, los avances en medicina unidos a dietas y estilos de vida más saludables, han favorecido un incremento constante en la esperanza de vida de toda la población. Este crecimiento destacado de la longevidad también ha alcanzado a las personas con discapacidad, dando lugar a un escenario desconocido, en el que nos encontramos ante personas que habitualmente morían relativamente jóvenes y que ahora, por lo general, llegan a disfrutar de edades avanzadas.

El proceso de envejecimiento de estas personas afecta, además de al propio colectivo de estas personas, a sus familias, al personal técnico que desarrolla sus actividades laborales entre esta población y a las instituciones oficiales responsables del bienestar social de los ciudadanos.

Cada individuo tiene su particular forma de envejecer

Sabemos que el envejecimiento y la forma de envejecer se caracteriza por una serie de condiciones biomédicas, psicológicas y sociales, fruto de las cuales cabría decir que existen tantas formas de envejecer como individuos que transitan por este proceso de envejecimiento.  Y esta situación se produce con independencia de que una persona llegue o no a los 60-65 años, con una determinada discapacidad.

También es conocido que un envejecimiento con éxito significa un envejecimiento activo, donde se dan oportunidades de desarrollo para una vida saludable, participativa, segura,… entendiéndolo como un ciclo más de crecimiento personal,  en el que se reconoce la importancia de la participación en la realidad social y del mantenimiento de las relaciones interpersonales con la comunidad.

El triple reto de envejecer con discapacidad

Así pues, por un lado debemos reconocer que muchas personas mayores se enfrentan a un doble reto; el de su propio envejecimiento y a los cambios que eso conlleva,  y a la visión negativa que todavía tiene nuestra sociedad  de la vejez. Con lo que se podría decir que las personas con discapacidad que envejecen, tienen ante sí un tercer obstáculo, la propia discapacidad, que les puede situar en desigualdad de oportunidades ante el resto de los ciudadanos.

Por otro lado, la mayoría de estas personas ya “han experimentado” y asumido como normales, están consecuencias/limitaciones tanto físicas, psicológicas y sociales porque su vida está llena de estas situaciones adversas a las que se han tenido que enfrentar. Y seguramente, esa fortaleza será su mejor arma para enfrentarse a su proceso de envejecimiento.

Podríamos decir por tanto que el aspecto diferencial de esos cambios en esta población, se centra en el momento de aparición y en el modo de expresarlos, manifestarlos y/o afrontarlos.

Es por ello primordial que las personas que somos agentes de apoyos y trabajamos con personas con discapacidad y están en un proceso de envejecimiento, seamos capaces de adecuar la intervención, el acompañamiento y los apoyos, a estos cambios y a las nuevas necesidades de la persona.

Una intervención y un acompañamiento que desarrolle estrategias que favorezcan, entre otros aspectos: un sentido de seguridad económica y de vivienda que evite el impacto psicosocial derivado de una interrupción brusca de la actividad laboral; una planificación ante cualquier cambio de vivienda; un adecuado afrontamiento del estrés que puede conllevar los cambios en esta etapa; una identificación de situaciones ambientales que sean positivas o atender estrategias que favorezcan la comprensión del duelo.

Estos principios de actuación deberán fomentar la inclusión social y la relación con el entorno, la autodeterminación y el desarrollo personal sin olvidar en ningún momento que son personas con plenos derechos.

No podemos olvidarnos de las familias

Y si hablamos de personas con discapacidad,  hablamos de sus familias, porque los procesos de envejecimiento afectan tanto a la persona como a su familia.

Las personas con discapacidad en proceso de envejecimiento, a menudo reciben apoyos de sus familiares que también se encuentran envejeciendo. Debemos ofrecer los apoyos necesarios para que estos últimos sean capaces de adaptarse tanto a los cambios asociados al envejecimiento de su familiar como al suyo propio.

En definitiva, actuaciones que sean capaces de adaptarse a los cambios y a las necesidades de las personas en esta etapa vital porque todo ello redundará, sin duda, en una mejora del bienestar, convirtiendo este proceso en un acompañamiento natural de las personas con discapacidad y sus familias con el objetivo de mantener en la medida de lo posible el tipo de vida llevado hasta el momento.

Autora: Amaia Zulaika, Neuropsicóloga en centro Iza de Matia Fundazioa


Esku hartzea eta laguntza desgaitasuna duten pertsonen eta horien familien zahartze prozesuan

Azken hamarkadetan, medikuntzako aurrerapenek —dieta eta bizi estilo osasuntsuagoekin batera— etengabeko igoera eragin dute biztanleen bizi itxaropenean. Desgaitasuna duten pertsonei ere iritsi zaie bizitzaren luzera nabarmen hori, eta horrek agerleku ezezagun bat sorrarazi du; izan ere, lehen nahiko gazte hiltzen ziren pertsona batzuen aurrean gaude eta, orain, urte gehiago bizi izaten dira, oro har.

Pertsona horien zehartze prozesuak nabarmen eragiten die, pertsona horien kolektiboari ez ezik, horien familiei, pertsona horiekin lan egiten duten teknikariei eta herritarren ongizate sozialaz arduratzen diren erakunde ofizialei.

Pertsona bakoitzak bere zahartzeko modua du

Badakigu zahartze prozesua eta zahartzeko modua baldintza biomediko, psikologiko eta sozial batzuen araberakoa izaten dela eta, horien fruitu gisa, zahartze prozesu horretatik igarotzen diren gizabanako adina zahartzeko modu daudela esan genezake, pertsona bat 60-65 urteetara iritsi ala ez, desgaitasun jakin bat izan ala ez.

Era berean, badakigu zahartze arrakastatsu bat izateak zahartze aktibo bat izatea esan nahi duela, bizi osasuntsua, parte hartzailea, segurua… garatzeko aukerak ematen dituena. Hazkunde pertsonaleko beste ziklo bat balitz bezala hartzen da, non errealitate sozialean parte hartzeak eta pertsonen arteko harremanei eusteak duten garrantzia nabarmentzen den.

Desgaitasunarekin zahartzearen erronka hirukoitza

Aitortu behar dugu adineko pertsona askok erronka bikoitz bati aurre egiten diotela: batetik, zahartzearen erronkari eta horrek eragiten dituen aldaketei eta, bestetik, gure gizarteak zahartzearen inguruan duen ikuspegi negatiboari. Hori dela eta, esan dezakegu zahartzen diren pertsona desgaituek hirugarren oztopo bat izaten dutela aurrez aurre, desgaitasuna bera, alegia. Horrela, bada, desgaitasuna duten pertsonek gainerako herritarrek baino aukera gutxiago izatea gerta liteke.

Pertsona desgaitu gehienek behin baino gehiagotan “esperimentatu” dituzte ondorio/muga fisiko, psikologiko eta sozial horiek, eta normaltzat jotzen dituzte, beren bizitzak kontrako egoeraz beteta daudelako eta horiei aurre egin behar izaten dietelako. Eta, seguruenik, sendotasun hori izango da beren armarik onena zahartze prozesuari aurre egiteko orduan.

Horrenbestez, honako hauek izango lirateke herritar horiek bizi dituzten aldaketen alderdi diferentzialak: horiek agertzen diren unea, adierazteko edo agertzeko modua eta horiei aurre egiteko modua.

Horregatik, desgaitasuna duten eta zahartzen ari diren pertsonei laguntzen diegun eta horiekin lan egiten dugun pertsonek behar bezala egokitu behar ditugu gure esku hartzea, laguntza eta babesa aldaketa horietara eta pertsona bakoitzaren premia berrietara.

Gure esku hartzeak eta laguntzak honako alderdi hauek errazteko estrategiak garatu behar ditu, besteak beste: ekonomiarekin eta etxebizitzarekin lotutako segurtasuna, lan jarduera bat-batean uzteak eragiten duen inpaktu psikosoziala saihestuz; plangintza bat etxebizitzaz aldatzeko orduan; etapa horretako aldaketek eragin dezaketen estres egoerei modu egokian aurre egitea; ingurumen egoera positiboak identifikatzea; edo dolua hobeto ulertzeko estrategiei erantzutea.

Jarduketa printzipio horiek behar bezala sustatu behar dituzte gizarteratzea eta ingurunearekiko harremana, autodeterminazioa eta garapen pertsonala, betiere eskubide guztiak dituzten pertsonak direla ahaztu gabe.

Ezin ditugu familiak ahaztu

Desgaitasuna duten pertsonez hitz egiten dugunean, horien familiez ere hitz egiten dugu, zahartze prozesuek pertsonari berari eta familiari eragiten baitiete.

Askotan, zahartzen ari diren pertsona desgaituek zahartzen ari diren beren senitartekoen aldetik jasotzen dute laguntza. Beharrezko laguntzak eskaini behar ditugu, azken horiek senitartekoaren nahiz beren zahartze prozesuarekin lotutako aldaketetara egokitu ahal izan daitezen.

Azken finean, bizitzako etapa horretan dauden pertsonengan sortzen diren aldaketetara eta premietara egokitzeko gai diren jarduketak bultzatu behar ditugu. Horiei esker, ongizatea hobea izango da, eta desgaitasuna duten pertsonei eta horien senitartekoei laguntzea prozesu naturala izango da, ordura arte izandako bizimodua ahal den neurrian mantentzeko.

Egilea: Amaia Zulaika, Matia Fundazioaren Iza zentroko neuropsikologoa

1 comentario

  1. Maider

    Ona Amaia!! Oso ona!!

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *