InicioBlogPensar bien para tratar bien

Pensar bien para tratar bien

Hay cosas que se aprenden poco a poco, a lo largo de la vida. Sin darnos cuenta. Que nos atrae de las personas, lo que nos disgusta, lo que elegimos o rechazamos. Esas elecciones están influidas por los lugares y la cultura, el entorno en el que vivimos y crecemos.

Todo eso es lo que, poco a poco,  origina los estereotipos. Y en esto de los estereotipos la vejez se lleva la palma. No hay una etapa de la vida que tenga más y todos ellos negativos. Enfermizas, frágiles, improductivas, intransigentes, dependientes o como niños son calificativos  y términos habituales para definir a las personas mayores, en especial cuando necesitan cuidados. La cuestión es que según pensamos, así tratamos, y ese trato va a influir en las capacidades y el bienestar de las personas.

Si pensamos que las personas que  cuidamos son como niños, así las vamos a tratar,  proponiéndoles tareas infantiles, hablándoles despacio, con un volumen de voz más  elevado de lo necesario, y utilizando diminutivos y expresiones que no vienen al caso. Y así, sin darnos cuenta,y con la mejor intención, iremos aumentando la dependencia. Y esto es más evidente, cuanto mayor sea la necesidad de ayuda para la vida cotidiana.

Total, que tener una imagen realista o positiva de la vejez es obligatorio para todas, en especial para las que nos preocupamos por el envejecimiento. Para eso, nos puede ayudar pensar y tratar en singular más que en plural. Acercarse, conocer y reconocer a cada persona mayor con la que nos relacionamos día a día es el mejor antídoto para los estereotipos.

Sólo así nos será posible identificar capacidades, preferencias y generar espacios  y momentos de bienestar. No hay otra manera. Para contribuir a reflexionar y hacer el ejercicio de mirarnos a nosotras mismas, os ofrecemos un spot que muestra una situación cotidiana con un trasfondo paternalista. Este spot forma parte de la serie de videos de la iniciativa “Ponte en mi lugar”, dirigida a fomentar un trato respetuoso y digno con las personas.

 

 

 

Un apunte final. Pensar bien acerca del propio envejecimiento nos conviene  a todas. Las personas que lo hacen viven más, y seguramente mejor, que aquellas que lo valoran como algo negativo. Tenemos  tarea.

Autora

Investigadora de Matia Instituto

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • You may use [block:module=delta] tags to display the contents of block delta for module module.
  • You may use [view:name=display=args] tags to display views.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.