InicioBlogRezola también vive el Carnaval

Rezola también vive el Carnaval

El equipo de trabajadoras del Centro Gerontológico Julián Rezola consideramos que parte importante de la satisfacción de una persona también pasa por participar de lo que ocurre fuera de los muros del lugar en el que vive. Por eso, nos hemos presentado al Concurso de Carteles de Carnaval 2014 que convoca todos los años el Ayuntamiento de Donostia.

Es un concurso abierto al que puede presentarse cualquier ciudadano, por lo que desde el equipo de intervención psicosocial consideramos que con el potencial creativo que tenemos entre las personas que viven en el centro ¿por qué no nos íbamos a presentar con algún trabajo?

DSCN0717

Comentamos la idea a las personas y les pareció que sería divertido. Un par de meses antes nos pusimos manos a la obra. Aprovechamos el grupo de intervención mediante trabajos manuales para poner en marcha el proceso.

Primero tuvimos unas sesiones en las que hablamos sobre cómo ven ellos el Carnaval, cómo se vivía antes y cómo lo viven ahora, y generamos una serie de ideas sobre qué es lo que gráficamente representa para ellos el Carnaval. Aprendimos que hace años era una experiencia totalmente diferente, en lo que significaba, en cómo se celebraba, y hasta el tipo de disfraces ya que entonces disfrazarse suponía ponerse las ropas viejas que se tenían por casa.

Decidimos entre todos un par de ideas para el cartel y las llevamos a cabo. El proceso fue divertido, pero sin duda, la mejor experiencia fue la entrega. Sin pensarlo dos veces, metimos nuestro cartel en un sobre, llamamos a un taxi, y tres de las personas que residen en Rezola se fueron hasta la Plaza de la Constitución a entregarlo en mano, para sorpresa de los trabajadores de la oficina de Donostia Kultura, que no suelen recibir visitas de comitivas tan especiales. Por supuesto, no perdieron la ocasión para hacer parada en algún bar de la parte vieja a tomar un pintxito de morcilla.

FOTOS 023

Más allá de lo anecdótico, nos parece que es importante que, independientemente de la edad, el lugar de residencia y los diagnósticos que acumule la persona siga siendo parte de la comunidad, siga estando informada de lo que ocurre a su alrededor, y siga teniendo la oportunidad de participar.

Equipo Centro Rezola
Matia Fundazioa