Crisis Sistema Sociosanitario Occidental

En una editorial de la prestigiosa revista Lancet del 15 de marzo del 2014, se plantea la crisis del sistema de atención global al envejecimiento a nivel occidental (Global elderly care in crisis), fundamentándose en los datos aparecidos en Gran Bretaña.*

El 6 de marzo de este año Denis Campbell en The Guardian, publicó los resultados del informe sobre los servicios sociales en Gran Bretaña, en donde desde los años 2005-2006 al período de 2012-2013 han pasado de unos gastos en servicios sociales del 15.3% al 9.9% en un país con un  incremento de los índices de envejecimiento, lo que conlleva a que aproximadamente 168.000 personas han sido retiradas de la prestación de servicios esenciales para el mantemiento de su dependencia, en cuanto a actividades básicas como alimentación, higiene, vestido, o a la financiación de ciertas ayudas técnicas (sillas de ruedas, andadores). El aislamiento y soledad que se deriva de ello para los ancianos y la sobrecarga para los cuidadores,  parece que no influye en la priorización de necesidades en los sistemas de planificación política. **

Caroline Abrahams, directora de los servicios de caridad británicos, pone la voz de alarma al sistema de recortes en servicios públicos, que conlleva a una situación catastrófica a una buena parte de la población, especialmente  aquella más frágil.

En el editorial se hace mención que en el sistema británico de salud (National Health Service) la sobrecarga de los sistemas de atención sanitaria en los departamentos de urgencias y a nivel hospitalario, puede ser consecuencia de una disminución de los sistemas de soporte social, que incrementan la vulnerabilidad en los cuidados y que provoca que muchas personas deambulen por el sistema con unos costes excesivos y empeoramiento en la situación global de los mismos.

El caso de China también es preocupante, ya que atiende a 185 millones de personas mayores de 60 años, de las cuales el 32% tiene una mala percepción de salud,  un 38% presenta cierto grado de dependencia, en donde el 23% vive por debajo del umbral de la pobreza, los números son escalofriantes desde el punto de vista cuantitativo. Todo ello sumado a la política de control de natalidad con un solo hijo y la urbanización de la población, pone en crisis los sistemas de cuidado sociales.***

Para abril del 2015 los británicos van a inyectar 3.8 billones de libras al año para mejorar los cuidados e intentar una mayor integración de los sistemas sociales y sanitarios, de todas maneras las intenciones se las lleva el viento, pues los fríos datos de una gestión basada en recortes principalmente de dichos servicios sociales, hace poco viable dicha integración en la práctica.

En el sistema nacional de salud español, cuya referencia es el propio servicio británico de salud, con  el desmantelamiento progresivo del mismo, podrá obtener quizá  mejores datos económicos a corto plazo por el cierre de servicios o de actividades, sin embargo a medio- largo plazo puede ser muy negativo, aunque ya se sabe que quizá tocara lidiar con los problemas en otra legislatura  a otros dirigente políticos, echándose en cara mutuamente el tiempo y las oportunidades pérdidas .

Javier Alaba
Médico Matia Fundazioa

“Cuando las barbas de tú vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”

*Global elderly care in crisis. The Lancet Vol 383 March 15, 2014

**Crisis in care 2014 en http:// www.ageuk.org.uk/latest-news/ age-uk-publishes-damningreport- on-care-crisis/

***China Health and Retirement Longitudinal Studysee http://charls.ccer.edu.cn/en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *