InicioBlogEl difícil equilibrio de cuidar cuidándonos

El difícil equilibrio de cuidar cuidándonos

05 Noviembre 2019

El cuidar es algo muy integrado y normalizado en nuestra sociedad. Gran parte de las personas han cuidado, están cuidando o cuidarán algún día. Esta idea está tan generalizada que parece que cualquier persona debe poder cuidar y estar preparada para ello.

Hoy en día, son muchos los profesionales que cuidan de una manera formal en diferentes ámbitos sanitarios. Pero todavía, gran parte de la tarea del cuidado, es llevada a cabo por cuidadores informales (familia, amigos…etc.). Quienes, ante la situación de necesidad en una persona cercana, asumen el rol de cuidador voluntariamente o por imposición.

Son muchas las ocasiones en las que el cuidador informal inicia su camino en la demencia,  de forma precipitada y sin planificación. Comienza a cuidar intensamente, valiéndose casi exclusivamente de su buena voluntad. Con el tiempo, ese camino se hace duro, largo y cada día más complejo y esto llega a convertirse en un gran peso en la vida y salud del cuidador.

Comienzan entonces a aparecer cambios físicos, emocionales y sociales que en muchas ocasiones no se saben gestionar. Pero el cuidador, inmerso en la rutina del cuidado, no encuentra momento para reflexionar sobre su situación y sobre sus propias necesidades. De esta manera, termina en muchas ocasiones incluso enfermando.

Recorrer el camino de la demencia como cuidador es un gran reto que acarrea un importante desgaste físico, psicológico y emocional. Es de verdadera importancia, encontrar el equilibrio que nos permita poder “cuidar cuidándonos”.

Como profesionales no solo hemos de estar junto al cuidador que está viviendo la experiencia de la demencia. También, debemos trabajar en su empoderamiento. El objetivo del mismo es que el cuidador se sienta capaz y lleve a cabo su labor de una forma consciente, responsable, autónoma y eficaz. De la misma manera, el empoderar a un cuidador  implica también, aportarle el apoyo, la energía y motivación suficientes para que pueda llevar, de la mejor manera posible, el rol de cuidador.

Desde la humildad y conscientes de lo complejo que es cuidar en la demencia y en las circunstancias que la rodean, os invitamos a participar en un tiempo de reflexión y toma de consciencia, que pueda descubrirnos la importancia del mantenimiento de la salud en los cuidadores. Así como, la necesidad de desarrollar estrategias que nos ayuden a cuidar y no dar nuestra salud en el intento. 

 

AUTOR

Mertxe Heriz
Trabajadora Social de Matia Fundazioa

Etiquetas: