InicioBlog¿Es la deprescripción la cura de la polimedicación?
Frasco de píldoras

¿Es la deprescripción la cura de la polimedicación?

10 Junio 2019

El uso de medicamentos en las personas mayores plantea muchos problemas debido a los cambios fisiológicos que se producen en nuestro organismo durante el proceso de envejecimiento y a la aparición de enfermedades crónicas ligadas a ellos. Si bien la terapia farmacológica es una de las herramientas más importantes para controlar las enfermedades, en los países desarrollados, la polimedicación* en personas mayores supone un problema de salud pública de primer orden, tanto por su alta prevalencia y tendencia al alza, como por sus consecuencias para los individuos sometidos a ella. Muchas de las personas polimedicadas muestran una alta tasa de prescripciones potencialmente inapropiadas, por lo que están particularmente en riesgo de sufrir reacciones adversas a medicamentos.

Esto es especialmente importante en el caso de los pacientes más vulnerables, tales como los que presentan fragilidad, síndromes geriátricos, declive en su funcionalidad, deterioro cognitivo, o una conjunción de todo ello. La identificación de sujetos frágiles y/o con enfermedades crónicas avanzadas nos va a permitir realizar un abordaje farmacológico focalizado en el grupo de personas más vulnerables a la iatrogenia medicamentosa y permitirá una toma de decisiones adaptada a la situación vital de cada persona.

En este contexto, emerge por primera vez el término “deprescribing “(deprescripción), vocablo anglosajón que hace referencia al procedimiento que tiene como objetivo revertir los efectos adversos en la salud causados por la polimedicación. Una de las definiciones más extendidas es la formulada por Reeve y sus colaboradores, que se refieren a él como «un proceso de retirada de un medicamento inapropiado, supervisado por un profesional de la salud con el objetivo de gestionar la polifarmacia y mejorar resultados.»

Existen diferentes estrategias para llevar a cabo la deprescripción, aunque las más extendidas son las revisiones de tratamientos farmacológicos basadas en criterios explícitos o en criterios implícitos. Los criterios explícitos ponen el foco en un listado de fármacos potencialmente inapropiados para las personas mayores, por contra, los criterios implícitos atienden a juicios clínicos donde se evalúa el régimen terapéutico completo de la persona, lo que ayuda a detectar tanto prescripciones potencialmente inapropiadas, prescripciones innecesarias, así como aquellos medicamentos con un balance beneficio riesgo desfavorable.

Las diferentes estrategias de deprescripción han permitido disminuir tanto el número total de medicamentos como las prescripciones potencialmente inapropiadas en las personas mayores. Asimismo, recientes revisiones sistemáticas y meta-análisis basados en estudios de deprescripción sugieren una disminución de la mortalidad cuando se emplean intervenciones basadas en revisiones de tratamientos, si bien no brindan datos concluyentes sobre otras variables como disminución de reacciones adversas a medicamentos o disminución en el número de reingresos hospitalarios.

El ya conocido tsunami demográfico hace indispensable emplear estrategias de deprescripción, así como continuar con estudios de investigación en este ámbito que permitan definir modelos de intervención adecuados en una sociedad mayor muy medicalizada que requiere una acción por parte de los profesionales sanitarios de forma urgente.

(*) Definido en términos cuantitativos, como el consumo de 5 o más medicamentos crónicos al día de forma continuada durante al menos 3 meses.

Lecturas sugeridas:
Wastesson J.W., Morin, L., Tan E.C.K., Johnell, K. An update on the clinical consequences of polypharmacy in older adults: a narrative review. Expert Opinion on Drug Safety 2018; 17(12), 1185-1196, DOI: https://doi.org/10.1080/14740338.2018.1546841

Espaulella-Panicota J, Molist-Brunet N, Sevilla-Sáncheza D, González-Bueno J et al. Modelo de prescripción centrado en la persona para mejorar la adecuación y adherencia terapéutica en los pacientes con multimorbilidad. Rev Esp Geriatr Gerontol 2017; 52(5), 278–281. DOI: https://doi.org/10.1016/j.regg.2017.03.002

Reeve E, Thompson W, Farrell B. Deprescribing: A narrative review of the evidence and practical recommendations for recognizing opportunities and taking action. European Journal of Internal Medicine 2017; 38, 3–11. DOI: https://doi.org/10.1016/j.ejim.2016.12.021

Page AT., Clifford RM., Potter K, Schwartz D., Etherton-Beer CD. The feasibility and effect of deprescribing in older adults on mortality and health: a systematic review and meta-analysis. Br J Clin Pharmacol 2016; 82(3) 583–623. DOI: https://doi.org/10.1111/bcp.12975

Gutiérrez-Valencia, M., Martínez-Velilla N., Vilches-Moraga A. Polypharmacy in older people: time to take action. European Geriatric Medicine 2019; 10(1), 1-3. DOI: https://doi.org/10.1007/s41999-018-0140-5

 

AUTOR

Alex Ferro
Farmacéutico especialista en Hospital Bermingham. Matia Fundazioa